Ir al contenido principal

El Comienzo

¿Qué hay detrás de la sensacion de "Yo soy"? ¿Tiene mi existencia algun significado? ¿Es la vida simplemente una lucha donde el animal más astuto o afortunado sobrevive? ¿Quién o qué soy yo, esencialmente? ¿Es la muerte el fin, o existe algo eterno y permanente en mí?

Mucha gente en algún momento de su vida, se hace este tipo de preguntas. La mayoría no considera que encontrar una respuesta definitiva sea posible. Sin embargo, a lo largo de la historia, ocasionalmente aparecen individuos que dan testimonios acerca de haber hallado respuestas. A quienes busquen respuestas definitivas, no meras teorias y palabras, sino lograr verificar por la propia experiencia si existe algo que trascienda la consciencia ordinaria, estos testimonios les pueden proveer pistas útiles para orientar su busqueda.
 
 "Hay millones de formas en las que un hombre es engañado, y primero tiene que obtener una perspectiva de los trucos mediante los que el se engaña a si mismo antes de poder descubrir la naturaleza de Dios, o el universo, o incluso la verdadera naturaleza de sí mismo. Tiene que ver los engaños donde quiera que se presenten, ya sea tanto en sus creencias sobre la vida y la muerte como en las máscaras que mantiene ante el publico.
Y una vez que un hombre encara estas ilusiones, el siguiente paso es deshacerse de ellas, desecharlas de su vida y luego buscar lo que sea menos engañoso y más consistente. Y a medida que las ilusiones van cayendo, él automaticamente va a ser dirigido en una dirección más verdadera. Ese es el camino"
--R. Rose

Si esto es verdad, si las respuestas son posibles, ¿cómo hacemos para hallarlas? Una de las pistas mas comunes que nos dejan aquellos que dicen haberlas descubierto, es que están en nuestro interior. Muchos también resaltan el valor de trabajar con otros para facilitar el progreso.

"La Verdad no puede ser definida para nosotros por otros. Solo puede ser experimentada directamente. Y hasta que la hayamos experimentado, ¿como podríamos conocer qué es o en que dirección se encuentra? Por lo tanto, el unico acercamiento posible es el de ir abandonando lo no verdadero. Esto significa, buscar los fraudes, ilusiones, mentiras e inconsistencias presentes en nuestras vidas y en todo otro lugar - incluidos los sistemas espirituales - y abandonar tales cosas. De esta manera, a medida que nos volvemos más y más hábiles para reconocer la no-verdad y para alejarnos de ella, automáticamente vamos acercandonos hacia La Verdad. Este es el camino."

-- Richard Rose

Comentarios

Entradas populares de este blog

La impermanencia, por Sogyal Rimpoche

Citado de: Sogyal Rimpoche, "El libro tibetano de la vida y la muerte"

La impermanencia Para empezar a privar a la muerte de su mayor ventaja sobre nosotros, adoptemos una actitud del todo opuesta a la común; privemos a la muerte de su extrañeza, frecuentémosla, acostumbrémonos a ella; no tengamos nada más presente en nuestros pensamientos que la muerte. No sabemos dónde nos espera la muerte: así pues, esperémosla en todas partes. Practicar la muerte es practicar la libertad. El hombre que ha aprendido a morir ha desaprendido a ser esclavo.
Montaigne ¿Por qué exactamente nos asusta tanto la muerte que nos negamos en redondo a contemplarla? Dentro de nosotros, en lo más hondo, sabemos que no podremos evitar eternamente enfrentarnos a la muerte. Cuanto más tardamos en afrontar la muerte, cuanto más la borramos de nuestros pensamientos, mayores son el miedo y la inseguridad que se acumulan. La muerte es un enorme misterio, pero de el…

J. Krishnamurti, sobre la distracción

-Todo pensamiento que os viene representa algún interés. No le llaméis distracción ni lo condenéis: seguidlo completamente, plenamente.

-Cuando la distracción ha sido comprendida del todo, esa particular distracción se ha ido.

-Deseáis concentraros en lo que se esta diciendo, y vuestra mente divaga hacia lo que un amigo dijo anoche. A este conflicto le llamáis distracción

-Pero si comprendéis lo que causa la distracción, no hay necesidad de procurar concentrarse: cualquier cosa que hacéis es concentración. El problema, pues, no es la divagación, sino por qué la mente divaga. Cuando la mente divaga y se aleja de lo que se esta diciendo, es que no os interesa lo que oís. Si estéis interesados, no estáis distraídos,

-Creéis que deberíais interesaros por un cuadro, una idea, una conferencia, pero vuestro interés no está en ello; de ahí que la mente se desvíe en todas direcciones. ¿Por qué no habríais de reconocer que no estáis interesados, dejando que la mente divague? Cuando no estáis inte…