Ir al contenido principal

El trabajo sobre el centro emocional

En la última reunión alguien preguntó cómo se trabajaba sobre el Cen­tro Emocional. Lo molesto con el Centro Emocional es que siempre esta­mos identificados con él —esto es, con las emociones que nos dominan en cualquier momento dado—. Es extremadamente difícil separarnos de nuestro estado emocional momentáneo. Damos nuestro estado emocional por sen­tado. 

Por ejemplo, nos sentimos emocionalmente celosos, que es muy distinto de sentirse instintivamente celosos, y estamos completamente identi­ficados con esa emoción. Por otra parte, nos sentimos emocionalmente de­primidos, y una vez más lo tomamos como nuestro estado, como algo que no ponemos en duda. 

Como es sabido, el Trabajo enseña que el Centro Emo­cional es el más difícil de abordar. Ya han oído mencionar .que se lo llama el elefante loco, y se dijo que hay que poner a ambos lados de dicho animal a dos elefantes mansos, uno de los cuales es el Centro Intelectual y el otro el Centro Motor. Toda la cuestión estriba en la dificultad de observar el Centro Emocional de una manera no identificada. La razón de ello es que nos identificamos más con nuestras emociones que con cualquier otra cosa, y vuelvo a repetirlo, siempre damos por sentado nuestro estado emocional —no como algo que es preciso observar y de lo cual ha que separarse—. Todas las personas tienen una serie característica de estados emocionales que se repi­ten constantemente y varían desde la excitación y el entusiasmo más pronun­ciados a los sentimientos más mórbidos y depresivos. Pero, debido a que la fuerza de las emociones es tan cegadora la gente permanece aferrada a la rueda giratoria de sus emociones. 

En otras palabras, la gente no desconfía de sus emociones sino que las toma como si fueran estados genuinos y muy reales. Aceptan sus emociones como si fueran legítimas en un mo­mento dado. Y porque las emociones son tan difíciles de observar, debido a nuestra tendencia a identificarse con ellas, no las observamos como algo que es preciso observar y no dejarse llevar por ellas. El punto de partida es siempre la observación de sí y en este caso la observación del estado emocional. Ahora bien, algunos de ustedes es capaz de hacerlo ya? ¿Puede observar su estado emocional sin dar por sentado que es su verdadero estado? ¿Acaso alguno de ustedes tienen en su memoria de Trabajo el conocimiento de alguno de sus típicos y recurrentes estados emocionales? ¿Alguno de ustedes ha dudado acaso de su particular estado emocional? En otras pa­labras, como dije, pone en tela de juicio su estado emocional y se dice a sí mismo: "¿Por qué estoy en este estado emocional? ¿A qué se debe? ¿Y qué es lo que lo ha hecho surgir?" El esfuerzo de la atención interna lo sepa­rará entonces de su estado emocional y debido a ello será capaz de vencerlo —esto es, no dejarse llevar por él, no creer en él, no darlo por supuesto. 

--M. Nicoll

Comentarios

Entradas populares de este blog

La impermanencia, por Sogyal Rimpoche

Citado de: Sogyal Rimpoche, "El libro tibetano de la vida y la muerte"

La impermanencia Para empezar a privar a la muerte de su mayor ventaja sobre nosotros, adoptemos una actitud del todo opuesta a la común; privemos a la muerte de su extrañeza, frecuentémosla, acostumbrémonos a ella; no tengamos nada más presente en nuestros pensamientos que la muerte. No sabemos dónde nos espera la muerte: así pues, esperémosla en todas partes. Practicar la muerte es practicar la libertad. El hombre que ha aprendido a morir ha desaprendido a ser esclavo.
Montaigne ¿Por qué exactamente nos asusta tanto la muerte que nos negamos en redondo a contemplarla? Dentro de nosotros, en lo más hondo, sabemos que no podremos evitar eternamente enfrentarnos a la muerte. Cuanto más tardamos en afrontar la muerte, cuanto más la borramos de nuestros pensamientos, mayores son el miedo y la inseguridad que se acumulan. La muerte es un enorme misterio, pero de el…

J. Krishnamurti, sobre la distracción

-Todo pensamiento que os viene representa algún interés. No le llaméis distracción ni lo condenéis: seguidlo completamente, plenamente.

-Cuando la distracción ha sido comprendida del todo, esa particular distracción se ha ido.

-Deseáis concentraros en lo que se esta diciendo, y vuestra mente divaga hacia lo que un amigo dijo anoche. A este conflicto le llamáis distracción

-Pero si comprendéis lo que causa la distracción, no hay necesidad de procurar concentrarse: cualquier cosa que hacéis es concentración. El problema, pues, no es la divagación, sino por qué la mente divaga. Cuando la mente divaga y se aleja de lo que se esta diciendo, es que no os interesa lo que oís. Si estéis interesados, no estáis distraídos,

-Creéis que deberíais interesaros por un cuadro, una idea, una conferencia, pero vuestro interés no está en ello; de ahí que la mente se desvíe en todas direcciones. ¿Por qué no habríais de reconocer que no estáis interesados, dejando que la mente divague? Cuando no estáis inte…